Hacerse consciente de la respiración

La práctica que se propone en este artículo, es para adquirir conciencia de la forma en que estas respirando.

Para empezar, tiéndete en el suelo sobre una manta, y colócate boca arriba con las piernas estiradas y ligeramente separadas una de otra; las puntas de tus pies deben de estar ligeramente inclinadas hacia afuera, mantén los brazos al lado del cuerpo sin tocarlo y con las palmas de la manos mirando hacia arriba, relaja tu cuerpo, puedes cerrar los ojos o mantenerlos abiertos según prefieras.

Mira hacia el pecho y abdomen, y ubica la zona que más sube y baja cada vez que inhalas y exhalas el aire, si lo prefieres, puede poner una mano sobre esta zona. Sí la zona que más sube es el tórax, esto indica que estas realizando respiraciones cortas; si la zona que más sube es el abdomen, entonces estás respirando de forma profunda.

También puede ocurrir que tu tórax se mueva al compás del abdomen. Es importante que notes todos estos detalles, recuerda que estás haciendo una revisión de tu respiración; en este ejercicio no trates de modificar nada, ya tendrás oportunidad de experimentar distintas formas de respiración en las técnicas de relajación que detallaré en los próximos artículos.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Técnicas de relajación, Técnicas de relajación mediante la respiración, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s